sábado, 17 de octubre de 2020

Villoria / Triunfaron El Dody y Martin.17/10.

 Domingo 17 de octubre de 2020. Primera semifinal del Circuito de novilladas sin picadores de CyL. Plaza La Vega de Villoria (Salamanca) .

Novillos de Valrubio y de Valdeflores (1 y 3). Bien presentados y de juego desigual. En general justos de fuerzas. Destacó el quinto novillo, de nombre “Pachín-7” premiado con la vuelta al ruedo.
 
Juan Pérez Marciel, Silencio y oreja.
El Dody, Oreja y dos orejas.
Ismael Martin, Dos orejas y silencio.
 
Entrada. Lleno de no hay billetes en el aforo permitido.
 
Este fue el orden de lidia:
1: No. 15, Marques,
2: No. 04, Jumillano.
3: No. 24, deseadito
4: No. 26, Dionisio,
5: No. 07, pachin
6: No.
 
A cotinuacion la cronica de Noelia Crespo
 

La primera semifinal del Circuito de novilladas sin picadores de CyL aterrizó en la localidad salmantina de Villoria en una tarde calurosa y de mucho ambiente en los tendidos. La plaza La Vega acogió una novillada variada e interesante de Valrubio y Valdeflores con los que los tres novilleros pudieron expresarse con comodidad y disposición.
 
Juan Pérez Marciel, quien entró sustituyendo al lesionado Mario Navas, llegó a la plaza de toros de La Vega con ganas y actitud de demostrar que merecía ese puesto en la final desde el primer momento. “Marqués – 15” fue el primer novillo en salir por toriles al que el joven novillero recibió a porta gayola con firmeza. Rápidamente conectó con los tendidos, recetando varias largas cambiadas en el tercio y tras torear por verónicas con ambas rodillas en tierra. Posteriormente completó un tercio de banderillas solvente en donde el novillo complicó la labor tras apretarle mucho en los pares. Inició su faena de muleta doblandose con el animal y aprovechando la inercia y repetición del astado de Guejuelo del Barro. Buscó ligarle los muletazos con profundidad y mano baja, en una media distancia y entendiéndose con el animal. Al natural, tirando hacia adelante de la embestida, logró algún pasaje estimable ante un novillo más dificultoso. Estuvo enrazado y dispuesto en todo momento en una faena a menos. Final por alto y tras varios pinchazos enterró una estocada entera.
 
“Dionisio – 26” fue el cuarto novillo de la tarde para el novillero de la escuela salmantina. Nuevamente lo fue a recibir a la puerta de chiqueros, aunque esta vez sin suerte. Lo saludó con la capa con varias verónicas hasta los medios aprovechando la repetición y clase de la embestida. Tras compartir el tercio de banderillas con Ismael Martín, comenzó su trasteo en los medios, pasándose el novillo por la espalda. En una media distancia, dando el pecho y llevando la muleta por delante, logró de uno en uno templar la noble embestida de un animal justo de fuerzas. Poco a poco se fue asentando logrando pasajes muy despacio y encajados por ambos pitones. Faena a más, echándole los vuelos al natural y toreando con la panza de la muleta. Muy cómodo y agusto, firmó detalles de torería, fiel a sí mismo y sintiendo el toreo. De hinojos en los medios toreó en redondo para terminar de enloquecer al tendido. Faena larga que culminó con bernardinas. Dos bajonazos emborronaron una labor que se quedó en una oreja.
 
En segundo lugar salió “Jumillano – 4” al que logró saludar con el capote El Dody por verónicas, bajándole la mano ante un novillo con temple y ritmo, aunque sin fuerza. Esto último se mostró durante toda la faena tras permitir y mantener un inválido en el ruedo de manera incomprensible. Novillo para estar cómodo delante de él que no mostró ninguna dificultad al joven novillero. Con él pudo expresarse a la perfección, buscando el temple y la suavidad en el trazo de cada muletazo. Estuvo dispuesto y asentado firmado pasajes personales por ambos pitones entendiendo lo que requería el animal. En las cercanías del animal, aguantó, se lo pasó cerca y estuvo muy cómodo. Tras unos circulares, dejaría una media estocada algo atravesada que le permitió cortar el primer trofeo de la tarde.
 
Al quinto de la tarde, de nombre “Pachin – 7” lo recibió por verónicas desde el tercio el joven madrileño. Brindó la faena al respetable para después comenzar su trasteo doblandose ante un astado con fijeza, humillación y repetición. Sacándolo a los medios, comenzó por derecho ligando los muletazos a un animal que se desplazaba. Dejándole la muleta por delante y bajandole la mano, logró llevarlo con profundidad, faltando acople por momentos. De uno en uno y echándole los vuelos sin toques, dibujó naturales con suavidad y profundidad llevándolo hasta el final. Pisó los terrenos del animal de Guejuelo del Barro con oficio y la técnica que atesora. Finalizó su faena por manoletinas terminando de conectar con los tendidos. Estocada trasera y algo caída y un golpe de descabello le permito cortar el doble trofeo a un novillo premiado con la vuelta al ruedo y resultar el triunfador numérico del festejo.
 
“Deseadito – 24” fue el novillo que se lidio en segundo lugar por Ismael Martín. Logró firmar un saludo capotero con cadencia y gusto tras recetarle varias verónicas templadas ante un novillo con repetición. Se hizo cargo del tercio de banderillas donde el animal le apretó mucho y se llevó varias volteretas. Encastado y con humillación fueron algunas de las virtudes que presentó el animal al que le comenzó faena por genuflexos, sacándoselo para fuera e intentando templar la brava embestida. En el comienzo de la faena firmó varias tandas por ambos pitones demasiado acelerado, buscando torear con profundidad una embestida nada sencilla y con la que había que estar muy firme. A medida que avanzó la faena se asentó, basandose en los toques y dándole más tiempo, firmó algún pasaje más templado y encajado. No terminó de entenderse ni estar agusto delante de la casta que transmitía el animal. Estuvo con raza y disposición el de Cantalpino, quien terminó su labor con una estocada trasera y contraria y doble trofeo como premio.
 
Faltó de fuerzas salió el sexto novillo de la tarde. Ismael logró saludarlo por verónicas para sacárselo así a los medios con inteligencia. Tras compartir los palos con Pérez Marciel, inició su trasteo muleteril por alto, a pies juntos y muy quieto desde el tercio. Logró a medida que avanzaba la faena firmar momentos de toreo caro e interesante cuajando al noble astado de Valrubio. Por derecho toreó con profundidad y mucho asentamiento, fiel a su concepto, se acoplo y ligó series de mucho calado. Dando el pecho y el tiempo necesario y requerido para el animal, templo la embestida, dibujando muletazos muy despacio, hasta el final con firmeza y entrega. Se encajó Ismael dejando detalles de torería con mucho gusto y personalidad a medida que avanzaba la labor. Estructuró una faena muy sentida por el público que en todo momento supo ver las buenas formas del novillero. Echando la muleta por delante, en el sitio y ajustado, hubo naturales de excelso trazo. Circulares y luquesinas fueron el cierre a una faena de nota alta. Fue una faena larga en la que se sintió agusto y que finalizó por manoletinas. Erró con los aceros una faena de premio.
 
Cronica: Noelia Crespo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...