martes, 16 de diciembre de 2014

Premisas erróneas sobre ganaderías de encastes casi marginados en la actualidad

Premisas erróneas sobre ganaderías de encastes casi marginados en la actualidad, explicados por la Plataforma por la Diversidad de Encastes:

Continúe leyendo.....



A.- Uno de los argumentos a los que se hacen referencia para no incluir estos encastes en las ferias es la retórica de "no se lidian porque no embisten"

Creemos que es una consecuencia de que hayan perdido demanda, aunque quizá se haya perdido un poco la exigencia en los tentaderos por parte de los ganaderos por no tener salida sus productos. Además, si defendemos la diversidad de encastes, también defendemos las distintas formas de comportamiento y diferentes lidias que ello conlleva. El objetivo es que vuelvan a estar en las ferias porque base de casta les sobra. Si volvieran a tener demanda, se podrán adecuar más a la lidia actual, algo que de momento les imposibilitan. Y añadimos matices. Muchos encastes no sabemos si embisten o no, dado que no los dejan lidiar. Cada temporada, por suerte, se dan casos que confirman que esta norma de "no se lidian por que no embisten" no es cierta.

B.- Otra de las consignas esgrimidas es la de que "no valen para la lidia actual"

Hoy en día se reduce, salvo contadas excepciones, a un determinado tipo de lidia. Al mantener la variedad genética en los encastes, y por consiguiente, las características de comportamiento diferente que cada uno aporta, se verían mejores espectáculos, y a mejores espectáculos plazas más llenas, y a plazas más llenas un mejor futuro para la Fiesta.

C.- El error por parte de empresas y aficionados de que "no dan peso ni trapío"

Cada encaste tiene un fenotipo, del que no se puede ni se debe sacar (hay muchos casos, por desgracia, que confirman esto). En esta parte queremos concienciar a los aficionados. La exigencia de trapío debe ir en consecuencia con el tipo de encaste del que provengan las distintas reses y no querer, por ejemplo, que un toro de Santa Coloma pese como un toro de Atanasio Fernández, o que un toro de Coquilla tenga el desarrollo de cuerna como un toro del Conde de la Corte. Debe existir la exigencia de trapío, dependiendo de la plaza donde se vayan a lidiar, pero en ningún caso, el trapío es sinónimo de peso ni de tamaño de los toros. Pero repetimos, y lo haremos siempre, se debe exigir el trapío necesario, pero SIEMPRE dentro de las características morfológicas que ofrece cada encaste. Ahí han quedado a lo largo de la Historia, una variedad auténtica y preciosa dentro de las ferias, por ejemplo, de los años 50, 60 y 70 y que debemos luchar para recuperarla.

D.- Respecto a "tienen una sanidad pésima"

Hay que luchar por desenmascarar las tropelías que se están haciendo desde la administración en materia de saneamientos. A esto urge el ponerle freno, ya que es una lacra que puede ser mas peligrosa que cualquier otra. Aunque también ha sido derivación lógica de una selección en núcleo cerrado durante tantos años, teniendo que buscar refrescos en la misma ganadería dentro las distintas familias, para intentar mantener los encastes en pureza y no querer, por parte de los ganaderos, perder las características clásicas de cada encaste.

Fuente: Plataforma por la diversidad de encastes / Purezayemocion
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...