martes, 9 de diciembre de 2014

Los empresarios Taurinos de Mexico…. y Venezuela?

La fiesta de los toros en México vive una grave situación, debido al interés que ha ido perdiendo en la sociedad actual, frente a otras artes y deportes que la han superado en popularidad.

Ante esta preocupante situación, algunas empresas taurinas trabajan en formular estrategias para reposicionar el espectáculo entre la gente joven, con el fin de crear nuevos aficionados.

Aquí es donde comienzan las contradicciones, ya que extrañamente ninguna de estas empresas anuncia una campaña con entradas a precio especial para los más jóvenes.

Interesante análisis que hace el columnista taurino mexicano Luis Cuesta que bien puede aplicarse a los empresarios de Venezuela…..



La realidad es que la mayoría de los empresarios taurinos son gente tradicionalista, cerrada y parece que actúan de espaldas a los métodos de difusión, publicidad y promoción que exigen un espectáculo masivo como la Fiesta Brava en estos tiempos.

Al no encontrar nuevas fórmulas para vender el espectáculo, y de esta manera obtener beneficios indirectos, continúan dependiendo casi en su totalidad de lo que se ingrese en taquilla.

Algo que en estos tiempos, en la mayoría de los eventos masivos, resulta complicado; ya que gran parte de estos espectáculos consiguen ingresos de manera indirecta.

Ejemplo de ello es el tenis, donde en un torneo de bolsa millonaria, hay menos de 10 mil personas en las gradas.

Otro problema que se detecta, es que los toros en México -a diferencia de España- no están subvencionados, ni tampoco el gremio empresarial ha buscado un acercamiento con el gobierno para conseguir este apoyo.

Algo que resulta incompresible ya que a los toros siempre se les ha considerado un espectáculo cultural.

Estos no son más que claros ejemplo de la desorganización y cisma que se vive en el sector empresarial.

La televisión también es un tema tabú en la fiesta brava de nuestro país desde los años setentas y la publicidad, aunque ha evolucionado en los últimos años, aún parece obsoleta y poco funcional.

¿Por qué?

Porque fuera de la tradicional rueda de prensa, el banner en un portal digital, el cartel en la sección deportiva o de sociales en algún diario nacional o local y uno que otro espectacular por la ciudad, no se ha innovado realmente en los últimos 15 años.

La televisión, contrario a lo que se piensa, no es tan mala como algunos empresarios y toreros creen.

En este sector, los empresarios deberían de pensar que existe un campo muy grande todavía por explotar. El grave problema es que deberían de acometerlo de manera conjunta y hasta ahora nunca se han podido poner de acuerdo.

Los empresarios parecen no entender claramente que ellos tienen el segundo espectáculo de masas de más impacto, después del fútbol.

Tampoco parecen comprender la necesidad urgente de crear un organismo que represente a todas las uniones taurinas frente al gobierno o los medios de comunicación.

La televisión, por ejemplo.

Esto es imprescindible para tener fuerza.

Si el espectáculo de los toros no está en la televisión -no sólo en la capital- sino también en la provincia, está perdido, porque la mejor publicidad para cualquier producto es que se cuente.

Los empresarios también se mantienen lejos de sus clientes, ya que previo a la celebración de sus ferias o temporadas no se atreven a organizar coloquios para invitarlos y escucharlos.

De esta manera pudieran comprender lo que la afición realmente demanda y trabajar en ello.

Es fundamental para una empresa conocer las necesidades de sus clientes, para esto tienen que salir de sus despachos y buscar inspiración en otro lado.

El empresario taurino debe entender que más que las administraciones de algunos toreros, el consumidor manda y sus empresas tienen que adaptarse a esa lógica.

Las empresas taurinas que realmente quieran cambiar, tendrán que centrarse en el aficionado; porque de él provienen las mejores ideas para su negocio.

A pesar de que los toros son un evento masivo, se tiene que diseñar un universo nuevo de marketing para un cliente individual.

Las redes sociales son un buen termómetro para empezar a conocer la opinión de los aficionados, pero está demostrado que no son un imán para atraer más público a las taquillas.

Para que estos cambios se comiencen a reflejar, los empresarios tienen también que revolucionar su pensamiento y no sólo planear a corto plazo para sobrevivir; sino fijarse un plan para crear las estrategias que puedan mantener vivo su negocio, siendo redituable por mucho más tiempo.

Sin embargo el problema de la difusión de la Fiesta no sólo pasa por los empresarios, también está estancado en la mayoría de los toreros quienes dejan toda la responsabilidad a las empresas y casi ninguno invierte en su imagen.

Pocas son las figuras o toreros importantes que se han puesto al día y saben sacar recursos añadidos a sus ingresos con publicidad de productos o artículos; como relojes, autos, empresas vinícolas, negocios en sociedad con gente exitosa.

¿Qué le parecería a usted por ejemplo un tequila o un vino tinto de nombre Joselito Adame de edición limitada, con una botella y etiqueta diseñada por un célebre artista y de venta en una tienda exclusiva?

Hoy más que nunca es fundamental la unión de todos los protagonistas de la Fiesta para que de esta fusión, surja un nuevo organismo que luche por su difusión y la defienda incluso contra políticas gubernamentales, que le dan la espalda o dictan leyes en su contra, como recientemente pasó en el estado de Guerrero.

Los empresarios tienen la gran responsabilidad de poner orden en su negocio, porque la Fiesta se dirige hacia la segunda mitad del siglo XXI sin aportar elementos innovadores al mundo de los toros y cada vez con menos público en los tendidos de sus plazas.

El gran desafío será sin duda saber cómo se diseña una fórmula taurina exitosa en el siglo XXI.

Por eso pienso firmemente que hay que perder el miedo para romper con las viejas costumbres, adentrarse en nuevas tecnologías y experimentar.

Fuente: LuisCuesta / Desolysombra
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...