sábado, 24 de mayo de 2014

Morante veta a Moles o El atentado a la libertad


Odio los vetos y las amenazas, la falta de Democracia y de libertad que se impone en los medios.

Pero mucho más los chanchullos de despacho para quitar a éste o beneficiar a aquel.

Sufrí esos acosos cuando trabajé en un diario de Salamanca y le iban con cuentos al editor bajo la amenaza de quitarle la publicidad.

Me gusta pensar de manera libre, sin ataduras y de hecho en ocasiones si me confundo pido perdón.

Uno de los tantos artículos escritos a raíz de la ausencia de Moles, en la transmisión de Madrid de la corrida de Morante



Aunque la existencia me ha demostrado que en otras muchas acierto, pero no soporto tapar bocas con la fuerzas del dinero o la presión mediática del poder y alzo mi bandera de declarar la guerra con las balas de la tinta.

Por eso me da mucha pena e infinidad de rabia que a Manolo Molés le intente tapar la boca ese patético y ya, felizmente, desestructurado, G-5 de tanto daño para el toreo al buscar su único interés.

Me duele más cuando en su lucha intenten mover sillas y actuar caciqueando contra grandes profesionales.

Como han hecho con Manolo Molés, a quien en las negociaciones para torear en Madrid exigieron que no estuviera el frente de las retransmisiones.

Como ayer parecer ser que exigióMorante de la Puebla en actitud propia de un tunante en claro atentado a la libertad de expresión.

Con Molés he discrepado en muchas ocasiones.

Nunca lo oculté, pero ante todo está el respeto a su persona y a entrega profesional, además de quitarme la gorra por su constancia y afición.

Nadie ha trabajado tanto como él en la historia del periodismo en general (no solamente el taurino).

Ni, por otro lado, ninguna llamada figura del esperpéntico G-5 le debe más gratitud a él que siempre los cantó, sobre todo en los inicios o cuando estuvieron en las cuerdas flojas.

Soy seguidor de Morante por un montón de plazas cada temporada, pero por ello no oculto su gran petardo de ayer en Madrid.

Pero mucho más grave que todo lo acontecido en el ruedo es el presunto mal hacer de quien lo gobierna para atentar contra el gran comunicador que es Manolo Molés y exigir que no estuviera al frente de la retransmisión en lo que es una cacicada que nos retrocede a los más bajos fondos de otros tiempos y que ya, aunque se intente, con hechos así jamás se pasará su página.

De los tiempos que España soñaba con la libertad, en la misma época que Manolo Molés ya aspiraba a ser periodista y buscaba el cambio mientras corría delante de los grises en su lucha por abrazar la independencia y tener la libertad de la que ahora le cortan el vuelo por los putos intereses que gobiernan los medios. Y también la vida.

Como la presunta exigencia de Morante para que Manuel Molés no estuviera al frente de la retransmisión, hecho que nos devuelven a los fantasmas que en el pasado envolvieron a todas las Españas.

Fuente: Paco Cañamero / Glorieta Digital
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...