miércoles, 26 de febrero de 2014

El dolor de los nombres que sueñan y no suenan en la feria de Sevilla 2014


La empresa de Sevilla se ha tenido que poner a trabajar este invierno en una feria distinta que presentará, si nadie lo impide, el 11 de Marzo.

La negativa de los cinco toreros a entablar negociaciones con Pagés obliga.

Las fechas tardías de "La Feria de Mayo" permiten margen.

Más allá de causas y consecuencias, había que esperar a ver el camino que tomaba la empresa.

Entérese quien entra, quien quiere entrar y quien no podrá entrar a la feria de Sevilla 2014, claro como torero…..



Se respiraba aire de cambio de ciclo en el primer cartel que se dio a conocer, la fecha más importante del año, Domingo de Resurrección.

No obstante tuvo cal y arena.

Bien por el cambio ganadero, bien por acartelar a Escribano, uno de los triunfadores de la temporada en Sevilla.

Las de arena las apuntamos al extraño formato, para un Domingo de Resurrección, del mano a mano y a la presencia de un torero como Luque, que no tiene más armas que un apoderado fuerte y las esperanzas viejas que hace concebir y desaparecer en ese viejo baile que el privilegiado torero de Gerena baila hace un lustro.

Ya saben "un pasito "palante" y un pasito "patrás".

Más allá de este cartel especial, la base del abono era evidente, Ponce, al que le acobarda la taquilla y no se apuntó a Resurrección,

El Cid, siempre con sitio en Sevilla, Castella, y los Nazaré, Luque, Fandiño... hasta Adame.

Pero cuando se van filtrando, de forma interesada y espaciada, los nombres del resto de toreros que se contratan con Pagés las de arena proliferan y las de cal se nos antojan menores, no tanto por los que vienen, que tendrán sus argumentos, y sus apoderados que los defiendan, sino por los nombres que no suenan y deberían sonar como imprescindibles, justos y necesarios.

A pesar de que dicen los cínicos que en esto del toro no hay suerte ni justicia.

Hay toreros que no suenan y cuyas anunciadas ausencias me ponen la carne del alma de gallina.

Toreros con cosas que decir, con tremenda proyección a los ojos de todos, toreros que vemos evolucionar en el campo, en las pocas oportunidades que les dan y que se están perdiendo, que se están cuajando para irse a casa, que no han toreado en la Feria su tierra y que se si no se aburren es por las inmensas condiciones que atesoran.

Hombres jóvenes que día tras día mantienen la forma, evolucionan en su profesión, acuden a tentaderos con la ilusión de quien quiere crecer.

A lo peor se tienen que ir de esto sin que sepamos la dimensión de toreros con condiciones y con la actitud de los que llegan.

Era el año para haber profundizado en esos primeros aires de cambio, de rebajar los abono en porcentajes de más del 40%, de los toreros que están fuera de las ferias sin saber por qué, de los jóvenes, de los que, estando en la madurez, tienen vitola y no han entregado la cuchara.

Era el año de Miguel Ángel Delgado que estuvo bien en Madrid, de Oliva Soto que siempre dice cosas, de un Pepe Moral que en cuatro años de alternativa no ha toreado en la feria de su tierra a pesar de sus triunfos como novillero en casa y fuera, debía ser el año de Luis Vilches, que ha rozado el cielo en El Baratillo y sigue cayendo bien en cualquier cartel, podía ser una temporada para ver a Agustín de Espartinas, o a Salvador Cortes o Juan del Álamo.

Seguro que hay más, me acuerdo de estos.

No suenan en este año, un año que despertó sus esperanzas, un año en que todo se había puesto a favor para que sonasen.

Como no suenan los precios de la entradas y de los abonos.

No se filtran, se callan, se mienten las esperanzas de la afición que se centraban en, necesidad obliga, las oportunidades a los no habituales y el precio de entradas y abonos.

Son además toreros necesarios, la necesaria revolución de un escalafón que hace diez temporadas, no exagero desde la alternativa de Talavante, que no se renueva.

Quedan huecos, las corrida de Fuenteymbro y cuatro remates más, ójala esos huecos se llenen con justicia, que la empresa oiga y llame.

El manido respeto es una asignatura de primero de torería.

Hasta al romántico, al apasionado o al trasnochado se le han dedicado cinco minutos.

Ninguno de los toreros mencionados son nada de esto.

Son todos hombres serios y profesionales.

A todo ellos los están ninguneando y eso nos da una noción de por donde va esto,

Y nos preocupa. No por Oliva, Pepe Moral, Espartinas, Cortés, Delgado, Vilches. Del Álamo...

No es por ellos que nos preocupamos, no, es la fiesta la que nos preocupa y mucho

Fuente: AmbitoToros
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...