domingo, 24 de noviembre de 2013

La triste Realidad de la ganadería brava nacional

Apartando la tontería del “patrioterismo” la triste verdad es que desde hace rato en toros de lidia andamos mal.

El Dr. Sánchez Torres, médico veterinario, de afición reconocida y con una frontalidad sin mácula alguna, por los días en que se reunía la comisión de licitación para la presente administración de la feria de San Sebastián, de manera vehemente decía que no se podía dejar por fuera la ganadería nacional.

Sus razones fueron de taurino y Venezolano hasta los huesos.

Continue leyendo este analisis del colega Kike Rosales



Además de la inclusión de clases prácticas, para los alumnos de la escuela, convertían a esa licitación en una de las más taurinas del país.

La defensa del toro nacional y el apoyo a los aspirantes, estaba en letra en la concesión: San Cristóbal daba un paso adelante para tener una licitación muy taurina.

En esta edición la petición de la ganadería nacional choca con un motivo extraño, la cabaña brava Venezolana no ha sido incluida.

La razón esgrimida es que no hay corridas en Venezuela.

La asociación de ganaderías de lidia ha dicho que hay cuatro disponibles para enero.

Apartando la tontería del “patrioterismo” la triste verdad es que desde hace rato en toros de lidia andamos mal. ¿Se tiene que formar una alharaca para poder contratar las corridas de aquí mismo?

Más allá de dolor, da pena que estemos recordando a cada rato que se debe cumplir lo escrito. En esto es más el interés monetario por lo de los dólares que la preocupación de darle salud a las corridas de toros.

Existe dólar para importar corridas, pero no para traer semen que refresque la ganadería de lidia en el país.

Los novilleros que están haciendo carrera afuera no vienen a ningún festejo.

Estamos desde hace rato luchando por que se den las mismas, pero es muy curiosa la no venida de los muchachos que más suenan; no vienen porque sus apoderados quieren que lleguen sólo a saludar la familia.

Piden mucho dinero para su contratación o se insiste en que vendrán únicamente como matadores.

Lo más triste es que aquí no se hace carrera novilleril; esto deja a una afición que espera un ídolo desde hace rato sin poder ver ese futuro tan importante que tenemos.

“Esa cosa tan misteriosa que llamamos realidad”, cito frase del poeta Jorge Luis Borges; en un país cuya ganadería va perdiendo importancia y no dejan venir a torear a los novilleros que están por fuera, no es misteriosa: es totalmente triste.

Fuente: Kike Rosales

Nota del Director: Estimado Kike, el aficionado, el que paga la entrada, el que asiste a la plaza, quiere ver toros de verdad, que parezcan toros, físico y trapío de toro. No quieren que les cobren por un becerro o un novillo, un precio como si fuera toro.

Ya basta de engaños!.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...