jueves, 28 de noviembre de 2013

Apoderar bien a un torero es difícil


Quizá deberíamos decir que apoderar bien a un buen torero debe ser bastante difícil y complejo.

Los aficionados, o algunos aficionados, “jugamos” a ser apoderados y cuando charlamos con nuestros amigos sobre toros, comentamos con qué corrida debería anunciarse un torero, en qué plaza y con qué toreros.

Interesante análisis sobre como apoderar a un torero…….



Pero un buen apoderado creemos que no debe dejarse influir por la opinión de los aficionados en general y no ha de ser “populista”, sin perjuicio de que en ocasiones el buen criterio del apoderado coincida con el sentir de algún sector de los aficionados.

Los toreros, como personas que son, atraviesan por diversos momentos anímicos y de forma, y no siempre están al mismo nivel durante toda una temporada.

Si se toman decisiones arriesgadas para dar aldabonazos durante una temporada, es para dar de verdad un aldabonazo.

De lo contrario, el que sale perdiendo es el torero si ninguna de las apuestas sale como era de esperar.

No obstante, también ha de ser dicho que llevar a un torero hasta la zona alta del escalafón no es nada sencillo, mereciendo respeto y consideración aquellos apoderados que han logrado poner a su torero a torear en las mejores ferias, triunfando en ellas.

Lo dicho, que ser apoderado de un buen torero ha de ser muy difícil, porque hay que conjugar la afección personal con la gestión económica y con la gestión profesional, de tal manera que el torero confíe plenamente en su apoderado para de esta formar pensar únicamente, el torero, en el toro.

¡Qué riqueza de matices tiene el toreo!

Fuente: Ebull
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...